sábado, 27 de septiembre de 2014

DAME, TÓCAME, AVÍVAME, ME, ME ,ME....


 De verdad que en la iglesia actual se necesita profundizar la enseñanza acerca de lo que significa alabar con entendimiento, porque uno ve las congregaciones tan leudadas por todos estos ministerios que aparecen, donde cualquier hermanito que sepa tocar un instrumento y tenga una voz aceptable compone cualquier cosa, aunque ande más perdido que Goliath en el cumpleaños de Pulgarcito.  Y todo eso va creando una mentalidad sin instrucción donde "alabar" es cantar, y "adorar" es cantar romántico.  Entonces, los hermanos que ayudan en la alabanza de las congregaciones, como tampoco tienen claridad en el tema, se dejan llevar por estas canciones bonitas que se escuchan en la radio, en los conciertos o donde sea, y las enseñan a los cristianos de esas mismas congregaciones, quienes tampoco están enseñados en el tema y se crea un caldo de cultivo, muy similar a un círculo vicioso, porque estas mismas ovejitas piden sus temas favoritos.  Y la verdad es que sale lindo, "re lindo", como diría un argentino, pero la iglesia no avanza, seguimos atrofiados en las verdades escriturales y, lo que es peor, vamos adoleciendo del verdadero carácter del discípulo que vive la verdad.  Usted dirá que estoy exagerando, pero déjeme recordarle que la alabanza surge como una forma de aprender la historia del pueblo de Dios y como una manera de grabar los hechos trascendentales de la verdad divina al cantarlos.  Por esta misma razón Martín Lutero decía que "el que alaba ora dos veces", porque se debe cantar lo que es una verdad en el corazón.  Hoy estamos muy lejos de decir la verdad con nuestros cánticos, más bien es al revés, negamos muchas verdades con nuestras canciones.  Por ejemplo, la verdad de Cristo es que somos su templo, estamos llenos de él, el Espíritu santo vive dentro de nosotros; sin embargo, más del 90 % de las canciones congregacionales (o sea para gente convertida) hacen énfasis en pedir y pedir el Espíritu Santo.  Títulos como "Pon aceite en mi vida", "Señor, llena mi vaso", "Como el ciervo busca por las aguas", "Enciende el fuego", "Desciende aquí", "Renuévame", etc., etc., etc. hablan de una mala enseñanza y, por ende, una mala aplicación de la verdad a la vida.  ¿Cuál es el resultado?  Discapacitados espirituales, verdaderos inválidos, quienes llenan las congregaciones clamando por lo que nunca llega; todo eso con el consabido éxito del lidercito que se lucra con esa necesidad, prometiendo en cada servicio un toquecito, un milagrito o un consuelo celestial.  Y vemos magnos eventos con el invitado de turno (un aprovechador que descubrió la fórmula del éxito y por lo mismo tiene su minuto de gloria), con títulos tales como "Unción total", "Toque al máximo" y otras yerbas como ésas.  Y para sumarme a toda esta farándula, porque se me está haciendo muy difícil seguir anunciando una verdad cada vez menos popular, se me ocurre hacer un congreso de "Los siete secretos para pedir y no recibir en tres tiempos", invitando a un arcángel (porque apóstoles y profetas ya están chacreados)., con una buena canción que diga "Dios, haz tú lo que me mandaste hacer a mí".  Seguro que triunfaríA.  Un abrazo en Cristo de su pastor Ruben Rodríguez

miércoles, 15 de enero de 2014

SANOS POR LA VERDAD


I Ts 5:23  Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y  todo vuestro ser, espíritualma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo.”
Dios quiere salvarnos completamente (espíritu, alma y cuerpo).

Somos seres tripartitos, conformados por:
-Un espíritu, el cual está listo, reconciliado con Dios, sentado en lugares celestiales.
- Un alma, la cual necesita ser transformada y renovada
-Un cuerpo, el cual será transformado y recibirá la incorruptibilidad.
Pablo señala en su carta que la obra del Señor en nosotros funciona de distinta forma, según si hablamos del espíritu, del alma o del cuerpo: “ Co. 1:10 nos libró, nos libra y nos librará…”  Aquí vemos la salvación, como algo instantáneo y progresivo.

 Jesús vino a sanarnos completamente, partiendo de una sanidad a nuestra alma para que nosotros estuviéramos tranquilos, plenos y en paz con Dios, con nosotros mismos y con nuestros semejantes.

Isaías. 53:5 La cruz produce todo el resultado necesario para nuestra salvación integral:El llevó nuestras maldades y cargó con nuestro pecado, y el castigo de nuestra paz fue sobre Él y por sus llagas fuimos nosotros sanados...” Si hacemos un paráfrasis de este texto quedaría así: “El pagó el precio de nuestro pecado para traer sanidad a nuestro espíritu, y el castigo que merecíamos lo pagó El para traer sanidad a nuesta mente, y por los azotes que recibió trajo la sanidad de nuestros cuerpos”  En este texto vemos la salvación de nuestro espíritu y la sanidad del alma y la del cuerpo.  Sin fe no hay ni salvación ni sanidad.

¿QUIENES NECESITAN SANIDAD INTERIOR?
Todos, absolutamente todos los seres humanos porque la sanidad interior es alcanzar la paz con Dios, con uno mismo y con sus semejantes.
¿Cómo alcanzamos esa paz?
Debemos permitir que Dios cambie nuestra forma de pensar (manera como entendemos el mundo y la vida).  En Romanos 12:2 la nueva mente nos permite disfrutar de esa paz con Dios, en una voluntad agradable y perfecta.
Muchas veces no conseguimos ejecutar nuestro papel (como padres, madres, como amigos, como ministros de Dios, etc.) porque todavía tenemos un alma enferma.
Podemos ser salvos, redimidos. Pero estar aún atados por las cosas que están en nosotros.  Aunque hemos dejado Egipto, el temor y los recuerdos de la esclavitud que sufrimos en el pasado permanecen todavía.  El pueblo de Israel, ya en la libertad de la esclavitud, seguía encadenado a su pasado de manera emocional: “…nos trajiste a morir al desierto…parecíamos langostas delante de ellos…volvamos, allá teníamos comida…”

Cada uno de nosotros tiene una forma de pensar, un esquema conductual, formado a través de lo que ha vivido, por todas las experiencias- familiares, laborales, sociales, emocionales- que han determinado su forma de ser también, porque somos lo que pensamos.  En Proverbios la Palabra dice que “…tal como el pensamiento del hombre, así es él…”.  Pero también el trasfondo que tenemos puede ser  el determinante frente a los demás de lo que yo soy.  Por ejemplo, a Simón lo definen como al hijo de Jonás.  Jonás podía ser un borracho y entonces Simón es hijo del borracho.  La gente muchas veces nos define por el sector donde vivimos, por la familia a la que pertenecemos, al país donde nacimos, los amigos que tenemos. 
Estos factores, tanto nuestro molde conductual, como el molde en que nos clasifican, pueden determinar, muchas veces, las enfermedades del alma y, por ende, la falta de paz interior.

En Isaías 61 el profeta define el rol que cumpliría Jesús y, por ende, su iglesia a través de su misma unción: “El Espíritu del Señor omnipotente está sobre mí, por cuanto me ha ungido para anunciar buenas nuevas a los pobres.  Me ha enviado a sanar los corazones heridos, a proclamar liberación a los cautivos y libertad a los prisioneros, a pregonar el año del favor del Señor y el día de la venganza de nuestro Dios, a consolar a todos los que están de duelo y a confortar a los dolientes de mi pueblo.  Me ha enviado a darles una corona en vez de cenizasaceite de alegría en vez de luto, traje de fiesta en vez de espíritu de desaliento…”

Jesús pasó un tiempo largo curando a las personas (hay dos palabras en el original griego que se usan: patos refiriéndose a la enfermedad física y therapeia, que nos habla de sanidad del alma.

 En Juan 10:10 Jesús define a Satanás como ladrón, homicida y destructor.  Y todo el mal viene por el pecado, de nosotros o de otros, como lo veremos más adelante. El diablo lo primero que hace es robarnos la paz mental, después va matando la vida espiritual y eso trae como consecuencia la destrucción de todos nuestros bienes (matrimonio, familia, trabajo, economía, etc)

          ¿CÓMO SURGEN LAS HERIDAS EMOCIONALES?

A través de la herencia que recibimos de nuestros antepasados (Exodo 20:5)
·        Maldiciones heredadas por brujería, adulterio, vicios, pactos satánicos

             A través del abuso y maltrato sufrido en la niñez
·        Abuso sexual (Violación, tocaciones)
·        Abuso físico (Castigos corporales)
·        Abuso sicológico (Stress, desprecio, degradación moral)

A través del rechazo, del no sentirnos amados por alguien:
·        Maldiciones pronunciadas contra nosotros
·        Rechazo en el útero (por ejemplo: embarazo no deseado; o, cuando al nacer un niño, los padres esperaban una niña).
·        Actitudes de otros que nos llevaron a sentirnos sin valor o no estimados.
·        Sentimiento de rechazo por causa de: muerte, separación, abandono, crítica, indiferencia, ausencia o violencia por parte de los padres.
·        Preferencia de los padres  por otro hijo.
·        Rechazo en el matrimonio (adulterio, falta de honra frente a los demás)
·        Palabras destructivas declaradas por seres queridos
                  (Feo, gordo, pareces un mono, raquítico, tonto)
·        Humillación por burlas debido a algún defecto. Jezabel tiene mucho poder sobre los hombres y castra con lo que dice.
·        A través del auto-rechazo (cuando no nos amamos a nosotros mismos)
·        Cuando no aceptamos nuestra condición
        (Raza, clase social, profesión, apariencia física, etc.)

A través de la culpa (cuando cometimos errores o fuimos envueltos en situaciones críticas y aún nos sentimos condenados).  Allí el diablo ve una herida y pone una cuña, diciéndote que todavía eres culpable por:
·        Haber inducido a alguien a abortar o haber abortado voluntariamente.
·        Haber matado o participado de la muerte de alguien.
·        Haber abusado sexualmente de alguien.
·        Haber sido molestado o violentado sexualmente.
·        Haber vivido una vida de promiscuidad (una vida sexual sin límites).
·        Haber sido acusado como “responsable” por la muerte
                       o destrucción de alguien
(La muerte de la madre en el parto, el alcoholismo del padre por disgusto, suicidio de alguien...)




¿ NECESITO SANIDAD INTERIOR?
Si he nacido de nuevo, pero aún mi pasado me persigue, necesito sanidad. Si un recuerdo, una persona, un ambiente causa incomodidad, dolor, miedo, tristeza, esta situación indica que la herida no está aún cicatrizada.
Para saberlo podemos revisar comportamientos permanentes:
v  Temor exagerado (a perder todo, trabajo, matrimonio, etc)
v  Dependencia enfermiza (Terror a enfrentar desafíos y tomar responsabilidades)
v  Vicios (droga, alcohol, pornografía, groserías)
v  Envidia desmedida.
v  Personas que siempre están chantajeando.
v  Mucho racionalismo.
v  Inseguridad, complejos, celos, desconfianza.
v  Falta de propósito en la vida, sin deseos, sueños, metas.
v  Consumismo suicida. Comprar compulsivamente.
v  Depresión, angustia, soledad.
v  Baja autoestima.
v  Orgullo y soberbia.
v  Condenación y culpa.
v  Incapacidad de desarrollar relaciones afectivas.
v  Personas que presentan desvíos o  perturbaciones sexuales:
·        Casados incapaces de disfrutar el sexo en libertad
·        Picardía exagerada (todo es doble sentido, todo es sexo).
·        Personas que se masturban compulsivamente
·        Anafrodisia – Falta de deseo sexual.
·        Coito psíquico -  No hay ninguna necesidad del contacto
            (Sólo una  foto, parte de ropa o presencia de alguien, desata un gran deseo sexual).
·        Narcisismo – Admiración exagerada por el propio cuerpo.
·        Exhibicionismo – Obsesión por exhibir el cuerpo y órganos genitales.
·        Fetichismo – Fijación del interés sexual en una parte del cuerpo u objeto.
·        Bestialismo – Deseo de relación sexual con animales.
·        Masoquismo – Perversión sexual del que goza con verse humillado o maltratado por otra persona.
·        Pedofilia – Atracción  sexual hacia los niños.
·        Homosexualismo – Atracción sexual hacia personas del mismo sexo.
·        Transexualismo – Persona que no acepta su sexo y quiere cambiárselo.

III   ¿CÓMO PODEMOS SER SANADOS?

·        Admitir que necesito sanidad – Los que se sienten sanos o no reconocen su enfermedad nunca buscan a los médicos. Ejemplo: Jesús y el paralítico: “¿Quieres ser sanado?”.

·        Creer que hay sanidad en Dios - Es necesario apropiarnos de los beneficios de la cruz.

·        Romper los dominios de Satanás – En una actitud de fe necesitamos quitar las situaciones traumáticas de las manos del diablo para no permitirle que él las use. ¿Cómo?
1.      Pedir perdón si hay pecados ocultos
2.      Confesar algo que nos atormente



·        Entrar en contacto con los recuerdos dolorosos – Muchas veces será necesario exteriorizar (sacar a través de la confesión, del lloro, de la expresión) los sentimientos ocultos.  Por ejemplo Jesús a la samaritana le dice que tiene un conviviente, cuando ella lo está tapando de soltería.

·        Poner un cerco, muro o escudo alrededor nuestro. Is 52:2–“Despréndete del polvo; levántate y toma asiento, oh Jerusalén.
             Suelta las ataduras de tu cuello, oh cautiva hija de Sion.

·        Vencer los recuerdos dolorosos – Necesitamos enfrentar las situaciones del pasado y declarar  el perdón y la victoria del Señor.

martes, 2 de julio de 2013

LEVANTANDO EL CAMPAMENTO

Después de dar tantas vueltas y caminar durante años en el desierto, al final el pueblo de Israel tiene una especie de rendición y decide entrar a la tierra prometida confiando ciegamente en que la mano del Señor es todo lo que necesitan para habitar una tierra en plenitud.  Al parecer muchos en el Nuevo pacto tenemos que hacer el mismo recorrido para aprender las mismas cosas- ¡qué complicados somos los seres humanos!- y llegar a la misma conclusión: que no podemos prescindir de la presencia de nuestro Señor para lograr la tan anhelada plenitud.  Claro que para entender esto el pueblo de Israel también necesitó comprender que el campamento debería ser levantado, "desarmado", cuántas veces fuera necesario porque la meta era no quedarse en un bonito lugar del camino ni echar raíces en algún paraje hermoso para vivir, sino llegar a la tierra prometida.  A la luz de esto hasta suena un poco ridículo el recordar nuestras "estrategias evangelísticas" y nuestra constante lucha contra el tedioso formato evangélico.  En nuestra congregación usamos las artes, la música y el teatro para "reforzar" la enseñanza y la formación de discípulos, llegando a la penosa conclusión que todas esas vueltas por el desierto fueron simplemente vueltas por el desierto.  Las bandas rockeras para ganar ese segmento de la población y sus famosas "tokatas", las vestimentas y el adorno acorde a la misión, al final no significaron gran cosa.  El despliegue escénico en cada obra de teatro al parecer no dio mucho fruto ni en la madurez de los participantes ni en ganar más adeptos para Cristo. No voy a negar que todas esas añadiduras sirvieron para hacernos una bonita congregación, más de vanguardia, pero de poco peso a la hora de los balances.  Y aquí estamos parados, frente a la tierra prometida, igual que Josué, escuchando la invitación del Señor a tomar la plenitud que nos pertenece, condicionados a que no prescindamos de su servicio ni miremos a ningún otro lado (pensando quizás en echar mano a los tan ofrecidos recursos para esto y lo otro) que no sea su maravillosa sencillez.

Les abraza el pastor Rubén Rodríguez desde Chile.

domingo, 19 de mayo de 2013

ALABEMOS CON INTELIGENCIA

 De verdad que en la iglesia actual se necesita profundizar la enseñanza acerca de lo que significa alabar con entendimiento, porque uno ve las congregaciones tan leudadas por todos estos ministerios que aparecen, donde cualquier hermanito que sepa tocar un instrumento y tenga una voz aceptable compone cualquier cosa, aunque ande más perdido que Goliath en el cumpleaños de Pulgarcito.  Y todo eso va creando una mentalidad sin instrucción donde "alabar" es cantar, y "adorar" es cantar más suavecito, más romántico.  Entonces, los hermanos que ayudan en la alabanza de las congregaciones, como tampoco tienen claridad en el tema, se dejan llevar por estas canciones bonitas que se escuchan en la radio, en los conciertos o donde sea, y las enseñan a los cristianos de esas mismas congregaciones, quienes tampoco están enseñados en el tema y se crea un caldo de cultivo, muy similar a un círculo vicioso, porque estas mismas ovejitas piden sus temas favoritos.  Y la verdad es que sale lindo, "re lindo", como diría un argentino, pero la iglesia no avanza, seguimos atrofiados en las verdades escriturales y, lo que es peor, vamos adoleciendo del verdadero carácter del discípulo que vive la verdad.  Usted dirá que estoy exagerando, pero déjeme recordarle que la alabanza surge como una forma de aprender la historia del pueblo de Dios y como una manera de grabar los hechos trascendentales de la verdad divina al cantarlos.  Por esta misma razón Martín Lutero decía que "el que alaba ora dos veces", porque se debe cantar lo que es una verdad en el corazón.  Hoy estamos muy lejos de decir la verdad con nuestros cánticos, más bien es al revés, negamos muchas verdades con nuestras canciones.  Por ejemplo, la verdad de Cristo es que somos su templo, estamos llenos de él, el Espíritu santo vive dentro de nosotros; sin embargo, más del 90 % de las canciones congregacionales (o sea para gente convertida) hacen énfasis en pedir y pedir el Espíritu Santo.  Títulos como "Pon aceite en mi vida", "Señor, llena mi vaso", "Como el ciervo busca por las aguas", "Enciende el fuego", "Desciende aquí", "Renuévame", etc., etc., etc. hablan de una mala enseñanza y, por ende, una mala aplicación de la verdad a la vida.  ¿Cuál es el resultado?  Discapacitados espirituales, verdaderos inválidos, quienes llenan las congregaciones clamando por lo que nunca llega; todo eso con el consabido éxito del lidercito que se lucra con esa necesidad, prometiendo en cada servicio un toquecito, un milagrito o un consuelo celestial.  Y vemos magnos eventos con el invitado de turno (un aprovechador que descubrió la fórmula del éxito y por lo mismo tiene su minuto de gloria), con títulos tales como "Unción total", "Toque al máximo" y otras yerbas como ésas.  Y para sumarme a toda esta farándula, porque se me está haciendo muy difícil seguir anunciando una verdad cada vez menos popular, se me ocurre hacer un congreso de "Los siete secretos para pedir y no recibir en tres tiempos", invitando a un arcángel (porque apóstoles y profetas ya están chacreados)., con una buena canción que diga "Dios, haz tú lo que me mandaste hacer a mí".  Seguro que triunfaría.  
Les abraza su pastor Rubén Rodríguez, desde Antofagasta, Chile..

martes, 14 de mayo de 2013

DISCERNIR EL CUERPO DE CRISTO

Las Escrituras pueden ayudarnos mucho en nuestra formación porque, aparte de aclararnos los propósitos de Dios para nuestra vida, nos proveen también el ejemplo de esos hombres y mujeres que vivieron aplicando a sus vidas las enseñanzas divinas.  Uno de esos hombres, que siempre ha sido un modelo para mí, es el apóstol Bernabé porque puedo apreciar en él, en su más amplio concepto, un corazón bueno.  La misma Palabra de Dios lo califica de "hombre bueno".  De hecho, su verdadero nombre era José, y Bernabé es el apodo que surje por la propuesta de su vida: ser un hijo de consolación.  Y a través de las Escrituras vamos apreciando todo un ministerio de relaciones personales, relaciones humanas que se van arreglando al paso de este verdadero ministerio puente: intercediendo por Pablo ante los apóstoles, cuando había mucha desconfianza por el pasado de este hombre; proyección para nuevos ministerios cuando lo vemos defendiendo a Juan Marcos delante de Pablo; creando lazos de unidad entre los judíos de Jerusalén y la iglesia de los gentiles en Antioquía; puentes de ayuda entre los que poseían bienes materiales y los necesitados de la iglesia primitiva.  Incluso, hasta cuando Pablo lo acusa de ser un hipócrita al estar de parte de los judaizantes en Antioquía, a la llegada de Pedro y los otros apóstoles, se puede apreciar su respeto por la autoridad de los hombres de Dios que habían estado con Jesús y de su deseo de que se establecieran los nexos con la visión de Jerusalén.Hoy necesitamos urgentemente ver la aparición de hombres buenos en esta sociedad, tan llena de malos ejemplos a todo nivel.  La iglesia del señor necesita levantar esos íconos que se paren delante de los hombres, pero no con el poder que emana de la fuerza humana, sino hombres transparentes, casi candorosos de ingenuidad a los cuales se les pueda ver ese corazón de hombre bueno, que sepan crear lazos de unidad entre todos los hombres, que quiebren las fronteras que hemos levantado los seres humanos con nuestros prejuicios y nuestros complejos.

miércoles, 20 de marzo de 2013

VOLVER A LA SENCILLEZ

Después de dar tantas vueltas y caminar durante años en el desierto, al final el pueblo de Israel tiene una especie de rendición y decide entrar a la tierra prometida confiando ciegamente en que la mano del Señor es todo lo que necesitan para habitar una tierra en plenitud.  Al parecer muchos en el Nuevo pacto tenemos que hacer el mismo recorrido para aprender las mismas cosas- ¡qué complicados somos los seres humanos!- y llegar a la misma conclusión: que no podemos prescindir de la presencia de nuestro Señor para lograr la tan anhelada plenitud.  Y entonces hasta suena un poco ridículo el recordar nuestras "estrategias evangelísticas" y nuestra constante lucha contra el tedioso formato evangélico.  En nuestra congregación usamos las artes, la música y el teatro para "reforzar" la enseñanza y la formación de discípulos, llegando a la penosa conclusión que todas esas vueltas por el desierto fueron simplemente vueltas por el desierto.  Las bandas rockeras para ganar ese segmento de la población y sus famosas "tokatas", las vestimentas y el adorno acorde a la misión, al final no significaron gran cosa.  El despliegue escénico en cada obra de teatro al parecer no dio mucho fruto ni en la madurez de los participantes ni en ganar más adeptos para Cristo. No voy a negar que todas esas añadiduras sirvieron para hacernos una bonita congregación, más de vanguardia, pero de poco peso a la hora de los balances.  Y aquí estamos parados, frente a la tierra prometida, igual que Josué, escuchando la invitación del Señor a tomar la plenitud que nos pertenece, condicionados a que no prescindamos de su servicio ni miremos a ningún otro lado (pensando quizás en echar mano a los tan ofrecidos recursos para esto y lo otro) que no sea su maravillosa sencillez.

sábado, 12 de enero de 2013

CAMPAMENTO VERANO 2013

Este verano el campamento lo haremos en Angostura, a 60 Kms al sur de Santiago, en el Centro de actividades del Ejército de Salvación.  Para los discípulos que van a participar la entrada está prevista para el Lunes 28 de Enero, con salida el Domingo 3 de Febrero.  El costo por persona será de $40.000.- por toda la semana e incluye el hospedaje, el almuerzo y las facilidades para hacer el desayuno y las onces.  Para los hermanos que no son de Santiago (Antofagasta, La Serena, Curicó) se les ha ofrecido de todo en Santiago, desde el hospedaje en casa de los discípulos santiaguinos a carpas, frazadas y utilería que pudieran requerir en su estadía en este retiro.
Demás está señalar que, al igual que los veranos anteriores, este campamento será de mucha bendición para todos los que dispongan su corazoncito a vivir en comunión esta instancia.  Les abraza el pastor Rubén Rodríguez de Antofagasta.